La Confederación Mundial de Fisioterapia (WCPT) define la fisioterapia como el conjunto de métodos, actuaciones y técnicas que, mediante la aplicación de medios físicos, curan, previenen, recuperan y adaptan a personas afectadas de disfunciones somáticas o a las que se desea mantener en un nivel adecuado de salud.

La función de la fisioterapia, como disciplina de la salud, es la prevención y rehabilitación de lesiones agudas, así como la recuperación funcional en patologías y procesos ya instaurados de tipo crónico, tanto en el campo locomotor, neurológico, respiratorio, postural e infantil.

 

TERAPIAS Y TRATAMIENTOS

Trabajamos con los siguientes métodos:

 

Masaje terapéutico, masaje deportivo y terapia manual ortopédica

El masaje es probablemente una de las técnicas milenarias más antiguas que existen, que tiene como objetivo relajar el cuerpo, relajar la musculatura y por supuesto tratar los dolores de todo el sistema músculo-esquelético.

Liberación miofascial

Es una terapia dirigida a las fascias, que es toda una red de tejido conectivo que envuelve los músculos, huesos y vísceras, protegiendo y dando sostén al cuerpo. Este tejido puede sufrir acortamiento y endurecimiento, provocando limitaciones en los movimientos y dolor.

Terapia cráneo-sacral

Es una técnica manual que ayudar a detectar y corregir los desequilibrios del sistema cráneo-sacro, que pueden ser la causa de disfunciones sensitivas, motoras o neurológicas. Muy útil para tratar una gran variedad de problemas de salud tales como dolores de cabeza, migraña, jaquecas, disfunciones de la mandíbula, cansancio crónico, fibromialgia, etc.

Movilización neuromeníngea

Es un conjunto de técnicas que valora y trata las alteraciones del sistema nervioso periférico y meninges, por medio de la estimulación mecánica del tejido neural (movilización pasiva, deslizamiento y estiramiento de los nervios) y de las estructuras que lo rodean, con la finalidad de liberar a los nervios de atrapamientos y disfunciones, aliviando así el dolor, que además producen debilidad muscular, reflejos disminuidos, y alteraciones de la sensibilidad.

Punción seca de los puntos gatillos miofasciales

Un punto gatillo es un punto doloroso dentro de una banda tensa de un músculo (conjunto de fibras musculares). La punción es uno de los tratamientos más eficaces para el tratamiento de puntos gatillo y consiste en la introducción de una aguja estéril de acupuntura en dicho punto, esperando obtener una pequeña contracción o espasmo y también dolor referido en el recorrido donde normalmente suele sentir dolor el paciente. Con ello, obtenemos la relajación del músculo, consiguiendo un resultado más duradero que con otras técnicas convencionales.

Kinesiotape (Vendaje neuromuscular)

Se trata de un método de vendaje que ayuda a nuestro organismo a activar su propio proceso de autocuración sin alterar la movilidad y facilitando la circulación. Los beneficios que se le atribuyen son la capacidad de reeducar el sistema neuromuscular y propioceptivo, mejorar la postura, facilitar el drenaje linfático, reducir el dolor y acelerar el proceso de reparación de la lesión.

Tratamiento de la ATM (mandíbula o articulación temporomandibular)

Esta articulación es la gran desconocida del cuerpo y es causante de mucho dolor y limitaciones. Está relacionada anatómicamente con el cráneo y la columna cervical y su disfunción puede ser muy incapacitante: dolor orofacial y craneal, dificultad para masticar y tragar, mareos, ruidos en los oídos. A veces puede confundirse con neuralgias y migrañas. El tratamiento se basa en la exploración detallada de la ATM y la normalización de los tejidos afectados.

Cadenas musculares

Nuestros músculos nunca trabajan solos. Toda función o movimiento viene desempeñada por un grupo o familia muscular, por lo que en muchas ocasiones, la lesión de uno de ellos puede desencadenar patología en otro de la misma cadena muscular.

Drenaje linfático manual

Es una técnica manual de movimientos suaves y muy lentos que se realiza con las manos del terapeuta con el objetivo de favorecer la correcta circulación de la linfa, mejorando así los cuadros edematosos (por ejemplo, tras esguinces o traumatismos), inflamaciones y retenciones de líquidos orgánicos.

 

 

LAS ÁREAS SOBRE LAS QUE INTERVENIMOS EN FISIOTERAPIA SON:

Lesiones traumatológicas. Alteraciones y lesiones del aparato locomotor, lesiones o hernias discales, espondilolistesis, dolor cervical, dolor lumbar, etc.

Lesiones deportivas. Agudas y crónicas, esguinces de tobillo, lesiones de menisco, roturas fibrilares, tendinitis, etc

Enfermedades reumatológicas. Artrosis, artritis, fibromialgia y fatiga crónica, etc

Neuropatías. Paresias y parestesias, neuralgia del trigémino, túnel carpiano, síndrome del desfiladero escapulotorácico, hipotonía muscular, whiplash injury (latigazo cervical), cefaleas, migrañas, acúfenos, vértigos

Fisioterapia pediátrica. Psicomotricidad, cólicos del lactante, reflujos, trastornos neurológicos, parálisis cerebral, etc.

Reeducación postural. Cifosis, escoliosis, dorso plano, rectificación de curvas, dismetrías pélvicas, pie plano o cavo, genu -varo o genu- valgo,etc

Fisioterapia uroginecológica y rehabilitación del suelo pélvico. Pre y post parto, hipo o hipertonías del suelo pélvico, incontinencia urinaria, prolapso uterino, prolapso vesical, trastornos menstruales, etc.